miércoles, 13 de enero de 2010

ORIGEN DE LA ÉTICA

La palabra ética proviene de ethos, esto es, la forma alargada de ethos. Ambas palabras significan costumbre, pero ethos indica un tipo más fijo de costumbres y se utiliza a menudo para designar el carácter del hombre. La palabra latina para costumbre es mos, y su plural mores, es el equivalente del ethos griego. De mores derivamos las palabras moral y moralidad. La ética es llamada también filosofía moral.

Por derivación de la palabra, pues, la ética es el estudio de las costumbres humanas. Algunas de éstas son meras convenciones, como las formas de lenguaje y la etiqueta. Se trata en una parte del mundo a otra y de un momento a otro, y nos damos cuenta de que podemos cambiarlos a voluntad. Son maneras, no moral. Pero hay otras costumbres, en cambio, que parecen más fundamentales, como la de decir la verdad, de pagar las deudas, de honrar a nuestros padres y de respetar las vidas y la propiedad ajenas. Sentimos que semejante conducta es no sólo costumbre, sino también, tal como debe ser, y que apartarse de ella estaría mal; que resulta no se un capricho arbitrario, sino de un principio inherente al propio ser humano. Esta es la moral, y es únicamente de ésta que trata la ética. Así, pues la ética es el estudio de lo que esta bien y lo que está mal, de lo bueno y lo malo en la conducta humana.

La buena vida y como vivirla han de haber constituido desde siempre el tema de la especulación humana. En toda la diversidad de sus actos, el hombre se ve que no conducirá al éxito una manera simplemente cualquiera de hacerlos, si no que hay una buena y una malas maneras.
Hubo de ser muy pronto en la historia de la humanidad, cuando el hombre se dio cuenta de esta pregunta podía formularse acerca de la vida en su conjunto, ¿hay una forma buena y una forma mala de vivir, de reunir todos estos actos en el transcurso de una vida? ¿Existe un tipo, un modelo, un ideal de la buena vida?, y cuan imperativa es la exigencia de seguirlo?

No poseemos registro alguno de semejantes especulaciones primitivas, pero encontramos en, los albores de la historia, que el hombre se había planteado ya estas preguntas y les había dado alguna forma de respuesta. En efecto, encontramos que existen ya y están incorporados a las costumbres de la tribu códices de costumbres más bien complicados. Se trata en esto de un conocimiento pre-científico, sujeto a todos los errores y las vicisitudes del pensamiento no científico, pero es lo cierto, con todo, que, a partir del material sugerido por estos códigos primitivos de conducta, una inteligencia despierta podría elaborar una ciencia de la buena vida.
En otras palabras, la ética tiene como objeto la interpretación de este hecho de la vida humana, esto es: el conocimiento de lo que está bien y lo que está mal en la conducta humana. En la raza humana considerada en su conjunto encontramos una tendencia en el sentido de juzgar que hay tres clases de actos.

1.- Aquellos que el hombre debería hacer.
2.- Aquellos que no debería hacer.
3.- Aquellos que puede hacer o dejar de hacer.

Actividad:

Por medio de un ensayo crítico y argumentativo explicar ¿por qué se considera que es importante el estudio de la ética en la vida del hombre?